This is not the document you are looking for? Use the search form below to find more!

Report home > Others

El mundo de sofia

5.00 (1 votes)
Document Description
El mundo de sofia
File Details
  • Added: April, 25th 2011
  • Reads: 960
  • Downloads: 29
  • File size: 973.19kb
  • Pages: 526
  • Tags: saludos
  • content preview
Submitter
  • Name: humbert
Embed Code:

Add New Comment




Related Documents

El Mundo de la Mente

by: Miguel Villarreal Ortiz, 1 pages

Mi Articulo de enero para la sección de "Generación Universitaria" de El Universal

El puente de Emilio

by: Hector, 1 pages

El puente de Emilio

El Mundo Park Apartments for Rent Brochure Houston, TX

by: lian, 7 pages

El Mundo Park Apartments for Rent Brochure Houston, TX

El aceite de argán y algunas formas de utilización para tu cabello

by: tiendadergan, 16 pages

El aceite de argán de uso cosmético es cada vez mas utilizado en el cabello, debido a que muy pocos productos incluyendo acondicionares, cremas, sílicas y tratamientos de ...

El Silencio De Dios

by: ville, 15 pages

El Silencio De Dios Cuenta una antigua leyenda noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien siempre miraba un imagen de Cristo crucificado. Esta cruz era muy antigua y ...

El Amor De El Padre

by: rebeka, 16 pages

EL AMOR DE EL PADRE INT DIOS ME AMA, TAL COMO SOY, DIOS ME AMA DESDE EL PRINCIPIO DE LA CREACION. LA MENTE HUMANA NO PUEDE ...

Cambia de actitud, de look con el aceite de argan para el pelo asi como para la cara

by: tiendadergan, 15 pages

Empieza con hacer una visita al salón de belleza, asesórate con un profesionista para cambiar tu corte de cabello por uno que te favorezca, si tu cabello esta maltratado, y deseas una base ...

El Global Movement está formado por personas unidas en el deseo de mejorar este mundo bajo los principios de horizontalidad, no violencia, apartidismo y asindicalismo. Por horizontalidad se entiende que el poder de decisión o participaci

by: agora brussels, 1 pages

El Global Movement está formado por personas unidas en el deseo de mejorar este mundo bajo los principios de horizontalidad, no violencia, apartidismo y asindicalismo. Por horizontalidad se ...

Entrevista con el Fundador de ANFORA 1959

by: Fabrica Anfora, 6 pages

Tomada de la revista interna de Fábrica de Loza "El Anfora" de 1959, el fundador de la empresa habla del arranque de la empresa en 1920. Anfora es el líder en cerámica en México. ...

El cerebro de broca

by: wil411, 208 pages

Reflexiones sobre el apacionante mundo de la ciencia

Content Preview
El mundo de Sofía Jostein Gaarder ÍndiceEl jardín del EdénEl sombrero de copa¿Qué es la filosofía?Un ser extrañoLos mitosLa visión mítica del mundoLos filósofos de la naturalezaEl proyecto de los filósofosLos filósofos de la naturalezaTres filósofos de MiletoNada puede surgir de la nadaTodo fluyeCuatro elementosAlgo de todo en todoDemócritoLa teoría atómicaEl destinoEl destinoCiencia de la historia y ciencia de la medicinaSócratesLa filosofía en AtenasEl hombre en el centro¿Quien era Sócrates?El arte de conversarUna voz divinaUn comodín en AtenasUn conocimiento correcto conduce a acciones correctasAtenasPlatónLa Academia de PlatónLo eternamente verdadero, lo eternamente hermoso y lo eternamente buenoEl mundo de las ideasEl conocimiento seguroUn alma inmortalEl camino que sube de la oscuridad de la cavernaEl Estado filosóficoLa Cabaña del MayorAristótelesFilósofo y científicoNo hay ideas innatasLas formas son las cualidades de las cosasLa causa finalLógicaLa escala de la naturalezaÉticaPolíticaLa mujerEl helenismoEl helenismoReligión, filosofía y cienciaLos cínicosLos estoicosLos epicúreosEl neoplatonismoMisticismoLas postalesDos civilizacionesIndoeuropeosLos semitasIsraelJesúsPabloCredoPost scriptumLa Edad MediaEl RenacimientoLa época barrocaDescartesSpinozaLockeHumeBerkeleyBjerkelyLa IlustraciónKantEl RomanticismoHegelKierkegaardMarxDarwinFreudNuestra épocaLa fiesta en el jardínContrapuntoLa gran explosión El que no sabe llevar su contabilidadpor espacio de tres mil añosse queda como un ignorante en la oscuridady sólo vive al día Goethe El jardín del Edén.... al fin y al cabo, algo tuvo que surgir en algún momento de donde no había nada de nada... Sofía Amundsen volvía a casa después del instituto. La primera parte del camino la había hecho en compañía de Jorunn. Habían hablado de robots. Jorunn opinaba que el cerebro humano era como un sofisticado ordenador. Sofía no estaba muy segura de estar de acuerdo. Un ser humano tenía que ser algo más que una máquina.Se habían despedido junto al hipermercado Sofía vivía al final de una gran urbanización de chalets, y su camino al instituto, era casi el doble que el de Jorunn. Era como si su casa se encontrara en el fin del mundo, pues más allá de jardín no había ninguna casa más. Allí comenzaba el espeso bosque.Giró para meterse por el Camino del Trébol. Al final hacía una brusca curva que solían llamar Curva del Capitán. Aquí sólo había gente los sábados y los domingos.Era uno de los primeros días de mayo. En algunos jardines se veían tupidas coronas de narcisos bajo los árboles frutales. Los abedules tenían ya una fina capa de encaje verde.¡Era curioso ver cómo todo empezaba a crecer y brotar en esta época del año! ¿Cuál era la causa de que kilos y kilos de esa materia vegetal verde saliera a chorros de la tierra inanimada en cuanto las temperaturas subían y desaparecían los últimos restos de nieve?Sofía miró el buzón al abrir la verja de su jardín. Solía haber un montón de cartas de propaganda, además de unos sobres grandes para su madre. Tenía la costumbre de dejarlo todo en un montón sobre la mesa de la cocina, antes de subir a su habitación para hacer los deberes.A su padre le llegaba únicamente alguna que otra carta del banco, pero no era un padre normal y corriente. El padre de Sofía era capitán de un gran petrolero y estaba ausente gran parte del año. Cuando pasaba en casa unas semanas seguidas, se paseaba por ella haciendo la casa mas acogedora para Sofía y su madre. Por otra parte, cuando estaba navegando resultaba a menudo muy distante.Ese día sólo había una pequeña carta en el buzón, y era para Sofía.«Sofía Amundsen», ponía en el pequeño sobre. «Camino del Trébol 3. Eso era todo, no ponía quién la enviaba. Ni siquiera tenía sello.En cuanto hubo cerrado la puerta de la verja, Sofía abrió el sobre. Lo único que encontró fue una notita, tan pequeña como el sobre que la contenía. En la notita ponía: ¿Quién eres?No ponía nada más. No traía ni saludos ni remitente, sólo esas dos palabras escritas a mano con grandes interrogaciones.Volvió a mirar el sobre. Pues sí, la carta era para ella. ¿Pero quién la había dejado en el buzón?Sofía se apresuró a sacar la llave y abrir la puerta de la casa pintada de rojo. Como de costumbre, al gato Sherekan le dio tiempo a salir de entre los arbustos, dar un salto hasta la escalera y meterse por la puerta antes de que Sofía tuviera tiempo de cerrarla.–¡Misi, misi, misi! Cuando la madre de Sofía estaba de mal humor por alguna razón, decía a veces que su hogar era como una casa de fieras, en otras palabras, una colección de animales de distintas clases. Y por cierto, Sofía estaba muy contenta con la suya. Primero le habían regalado una pecera con los peces dorados Flequillo de Oro, Caperucita Roja y Pedro el Negro. Luego tuvo los periquitos Cada y Pizca, la tortuga Govinda y finalmente el gato atigrado Sherekan. Había recibido todos estos animales como una especie de compensación por parte de su madre, que volvía tarde del trabajo, y de su padre, que tanto navegaba por el mundo.Sofía se quitó la mochila y puso un plato con comida para Sherekan. Luego se dejó caer sobre una banqueta de la cocina con la misteriosa carta en la mano.¿Quién eres?En realidad no lo sabía. Era Sofía Amundsen, naturalmente, pero ¿quién era eso? Aún no lo había averiguado del todo.¿Y si se hubiera llamado algo completamente distinto? Anne Knutsen, por ejemplo. ¿En ese caso, habría sido otra?De pronto se acordó de que su padre había querido que se llamara Synnove. Sofía intentaba imaginarse que extendía la mano presentándose como Synnove Amundsen, pero no, no servía. Todo el tiempo era otra chica la que se presentaba.Se puso de pie de un salto y entró en el cuarto de baño con la extraña carta en la mano. Se coloco delante del espejo, y se miró fijamente a sí misma.–Soy Sofía Amundsen –dijo.La chica del espejo no contestó ni con el más leve gesto. Hiciera lo que hiciera Sofía, la otra hacia exactamente lo mismo. Sofía intentaba anticiparse al espejo con un rapidísimo movimiento, pero la otra era igual de rápida.–¿Quién eres? –preguntó.No obtuvo respuesta tampoco ahora, pero durante un breve instante llegó a dudar de si era ella o la del espejo la que había hecho la pregunta.Sofía apretó el dedo índice contra la nariz del espejo y dijo:–Tú eres yo:Al no recibir ninguna respuesta, dio la vuelta a la pregunta y dijo:–Yo soy tu.Sofía Amundsen no había estado nunca muy contenta con su aspecto. Le decían a menudo que tenía bonitos ojos almendrados, pero seguramente se lo dirían porque su nariz era demasiado pequeña y la boca un poco grande. Además, tenía las orejas demasiado cerca de los ojos. Lo peor de todo era ese pelo liso que resultaba imposible de arreglar. A veces su padre le acariciaba el pelo llamándola la muchacha de los cabellos de lino», como la pieza de música de Claude Debussy. Era fácil para él, que no estaba condenado a tener ese pelo negro colgando durante toda su vida. En el pelo de Sofía no servían ni el gel ni el spray.A veces pensaba que le había tocado un aspecto tan extraño que se preguntaba si no estaría mal hecha. Por lo menos había oído hablar a su madre de un parto difícil. ¿Era realmente el parto lo que decidía el aspecto que uno iba a tener?¿No resultaba extraño el no saber quien era? ¿No era también injusto no haber podido decidir su propio aspecto? Simplemente había surgido así como así. A lo mejor podría elegir a sus amigos, pero no se había elegido a sí misma. Ni siquiera había elegido ser un ser humano.¿Qué era un ser humano?Sofía volvió a mirar a la chica del espejo.–Creo que me subo para hacer los deberes de naturales –dijo, como si quisiera disculparse. Un instante después, se encontraba en la entrada.No, prefiero salir al jardín, pensó.–¡Misi, misi, misi, misi!Sofía cogió al gato, lo sacó fuera y cerró la puerta tras ella. Cuando se encontró en el caminito de gravilla con la misteriosa carta en la mano, tuvo de repente una extraña sensación. Era como si fuese una muñeca que por arte de magia hubiera cobrado vida.¿No era extraño estar en el mundo en este momento, poder caminar como por un maravilloso cuento?Sherekan saltó ágilmente por la gravilla y se metió entre unos tupidos arbustos de grosellas. Un gato vivo, desde los bigotes blancos hasta el rabo juguetón en el extremo de su cuerpo liso. También él estaba en el jardín, pero seguramente no era consciente de ello de la misma manera que Sofía.Conforme Sofía iba pensando en que existía, también le daba por pensar en el hecho de que no se quedaría aquí eternamente.Estoy en el mundo ahora, pensó. Pero un día habré desaparecido del todo.¿Habría alguna vida mas allá de la muerte? El gato ignoraría también esa cuestión por completo?La abuela de Sofía había muerto hacía poco. Casi a diario durante medio año había pensado cuánto la echaba de menos. ¿No era injusto que la vida tuviera que acabarse alguna vez?En el camino de gravilla Sofía se quedó pensando. Intentó pensar intensamente en que existía para de esa forma olvidarse de que no se quedaría aquí para siempre. Pero resultó imposible. En cuanto se concentraba en el hecho de que existía, inmediatamente surgía la idea del fin de la vida. Lo mismo pasaba a la inversa: cuando había conseguido tener una fuerte sensación de que un día desaparecería del todo, entendía realmente lo enormemente valiosa que es la vida. Era como la cara y la cruz de una moneda, una moneda a la que daba vueltas constantemente. Cuanto más grande y nítida se veía una de las caras, mayor y más nítida se veía también la otra. La vida y la muerte eran como dos caras del mismo asunto.No se puede tener la sensación de existir sin tener también la sensación de tener que morir, pensó. De la misma manera, resulta igualmente imposible pensar que uno va a morir, sin pensar al mismo tiempo en lo fantástico que es vivir.Sofía se acordó de que su abuela había dicho algo parecido el día en que el médico le había dicho que estaba enferma. Hasta ahora no he entendido lo valiosa que es la vida», había dicho.¿No era triste que la mayoría de la gente tuviera que ponerse enferma para darse cuenta de lo agradable que es vivir? ¿Necesitarían acaso una carta misteriosa en el buzón?Quizás debiera mirar si había algo más en el buzón. Sofía corrió hacia la verja y levantó la tapa verde. Se sobresaltó al descubrir un sobre idéntico al primero. ¿Se había asegurado de mirar si el buzón se había quedado vacío del todo la primera vez?También en este sobre ponía su nombre. Abrió el sobre y sacó una nota igual que la primera.¿De dónde viene el mundo?, ponía.No tengo la más remota idea, pensó Sofía. Nadie sabe esas cosas, supongo. Y sin embargo, Sofía pensó que era una pregunta justificada. Por primera vez en su vida pensó que casi no tenía justificación vivir en un mundo sin preguntarse siquiera de dónde venía ese mundo.Las cartas misteriosas la habían dejado tan aturdida que decidió ir a sentarse al Callejón.El Callejón era el escondite secreto de Sofía. Solo iba allí cuando estaba muy enfadada, muy triste o muy contenta. Ese día sólo estaba confundida. La casa roja estaba dentro de un gran jardín. Y en el jardín había muchas partes, arbustos de bayas, diferentes frutales, un gran césped con mecedora e incluso un pequeño cenador que el abuelo le había construido a la abuela cuando perdió a su primer hijo, a las pocas semanas de nacer. La pobre pequeña se llamaba Marie. En la lápida ponía: «La pequeña Marie llegó, nos saludó y se dio la vuelta.En un rincón del jardín, detrás de todos los frambuesos, había una maleza tupida donde no crecían ni flores ni frutales. En realidad, era un viejo seto que servía de frontera con el gran bosque, pero nadie lo había cuidado en los últimos veinte años, y se había convertido en una maleza impenetrable. La abuela había contado que el seto había dificultado el paso a las zorras que durante la guerra venían a la caza de las gallinas que andaban sueltas por el jardín.Para todos menos para Sofía, el viejo seto resultaba tan inútil como las jaulas de conejos dentro del jardín. Pero eso era porque no conocían el secreto de Sofía.Desde que Sofía podía recordar, había conocido la existencia del seto. Al atravesarlo encogida, llegaba a un espacio grande y abierto entre los arbustos. Era como una pequeña cabaña. Podía estar Document Outline
  • Local Disk
    • INTRODUCCIÓNALAFILOSOFÍA

Download
El mundo de sofia

 

 

Your download will begin in a moment.
If it doesn't, click here to try again.

Share El mundo de sofia to:

Insert your wordpress URL:

example:

http://myblog.wordpress.com/
or
http://myblog.com/

Share El mundo de sofia as:

From:

To:

Share El mundo de sofia.

Enter two words as shown below. If you cannot read the words, click the refresh icon.

loading

Share El mundo de sofia as:

Copy html code above and paste to your web page.

loading